jueves, 21 de diciembre de 2017

Cómo cuidar un Bonsái

Cómo cuidar un bonsái

Te invitamos a que descubras qué cuidados básicos deben proporcionarse a este elemento botánico tan fascinante como es el bonsái.

Introducción

El adecuado cuidado del Bonsái se ve afectado por el riego, es uno de los factores más importantes para su desarrollo. 
Apenas se observa que la tierra cambia de color, se pone más clara, es porque está seca y es cuando se hace necesario el riego con abundante agua hasta que se vea que esta sale por el drenaje, permitir que el agua caiga sobre las ramas y flores es conveniente.

Hay factores variables que afectan el que la planta se vea seca por ausencia del líquido y esto está relacionado con el clima, la época del año, actividad del árbol, su situación. 

Recomendaciones generales

  • Si es verano y hace mucho calor, es preferible regarlo dos veces al día. 
  • Si es invierno dos o tres veces a la semana será suficiente.
El riego se realiza mucho mejor si se aplica con una regadera, tenga presente que no es necesario regar hasta encharcar la planta. 

El agua más recomendada es el agua lluvia de tal forma que si usted comienza a recogerla será más conveniente para el Bonsái, pues ésta es precisamente el agua que reciben las plantas al encontrarse plantadas en la tierra y al contacto con la naturaleza.

Cuidados de los bonsáis

Si las posibilidades de reunir agua lluvia se hace difícil entonces emplea agua del grifo pero debe dejarla reposar cerca de 24 horas para que el cloro y demás químicos que ésta lleva se sienten.

Otro procedimiento necesario para el cuidado es la aplicación de tratamientos fungicidas preventivos en primavera y otro en otoño, la consecuencia que conlleva el no realizarlo está en la aparición de hongos con mayor seguridad si el cultivo es de interior o invernadero.

Abonos orgánicos y químicos

Los abonos más recomendables son los orgánicos solidos que son preparados con harinas de soja, de sangre o huesos. 
Se deben aplicar durante los periodos de crecimiento de yemas que sería primavera y otoño. 
Si piensa aplicar fertilizantes químicos es conveniente que se asesore muy bien ya que el mal uso puede llegar a quemar las raíces. Si las plantas están débiles o enfermas o se han trasplantado o podado en los siguientes 30 días no se debe aplicar fertilizantes.


La Poda

Se deben realizar dos tipos de podas las de mantenimiento y drástica o de formación. 

La Poda de mantenimiento: es para mantener la forma del bonsái y se realiza paulatinamente, cuando se observa que las ramas tienen 7 a 8 pares de hojas se corta por encima de las primeras 2 ó 3 pares de hojas, se deben eliminar hojas amarillas o secas y donde se observe que están brotando troncos. 
La Poda drástica o de formación: tal como su nombre indica es la poda drástica para dar la forma que se desea esto se aplica con más frecuencia en plantas que son tipo escoba.
plantar bonsai

El Trasplante

Cuando se realiza este proceso es conveniente realizar cortes de raíces, pero hay que tener presente que hay dos tipos de raíces, las que alimentan y las que sostienen. 

Las que alimentan se caracterizan por ser muy finas y delgadas como filamentos, estas no se deben tocar mientras que las que las que sostienen sí. 

Cuando se realizan estos cortes de raíces se debe cortar tanto como el volumen de raíces debe ser 1/3 superior al volumen de copa o parte aérea. 
El corte de raíces es una labor de cuidado ya que se practica mal el corte se aniquila la planta.

Uso de musgo

El uso de musgo es opcional, porque aunque se aplica por gusto decorativo pero también tiene una doble función ya que contribuye a que la humedad de la tierra se mantenga por más tiempo. 

Si opta por aplicarlo debe tener presente que no debe cubrir más del 50% de la superficie de la maceta, de esta forma se le da suficiente espacio a las raíces para que respiren adecuadamente, y también permite observar el estado de la tierra en la superficie para conocer en qué momento se debe realizar el riego; el tronco no se debe cubrir.